Metepec se niega a morir tras terremoto

Por: Miguel Ángel Domínguez

Pueblo nostálgico. Pueblo sindicalista y exobrero. Revolucionario y político por naturaleza, así es Metepec, la junta auxiliar más grande de Atlixco, devastada por el sismo del pasado 19 de Septiembre. Se trata de un pueblo negado a morir.

215 viviendas destruidas, el Centro Vacacional del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) demolido en parte de su infraestructura. Entre el 19 y el 25 de septiembre era, desde la llegada a esta comunidad, y hasta los rincones más alejados, una zona de guerra.

Una vez estabilizado el ánimo de reconstrucción y de una cantidad importante de habitantes, las nuevas batallas son otras: conservar el patrimonio, como caserío, y especialmente el de sus edificios. Emblemáticos. Muy suyos.

Uno de ellos, la Primaria Belisario Domínguez. Réplica de un santuario de la educación europea. Pagado en época de caciques con dinero de los exobreros, esa institución quedó convertida en orgullo de más de 50 generaciones de egresados.

El sismo del 19 de septiembre cimbró las ya muy tocadas y viejas bases del edificio situado a la entrada de pueblo. Y el rumor corrió como chisme, como versión oficial y hasta como anécdota: sería derrumbado.

Un grupo de cronistas locales, junto a estudiantes, maestros y padres de familia armaron revuelo y ante los medios de comunicación, pero sobre todo en las redes sociales, gritaron, cantaron, marcharon, aplaudieron, exigieron y pidieron clemencia por su escuela.

Sábado al medio día: se llevó el llamado pomposamente “acto de rescate” de útiles y mochilas escolares de la Escuela Primaria Belisario Domínguez.

El pasado 19 de septiembre con motivo del sismo fueron evacuados los escolares, quedándose muchos artículos antes mencionados dentro del edificio.

La tarea estuvo a cargo de elementos del Ejército, quienes entraron a la construcción dañada para extraerlos y entregarlos a los padres de familia y a maestros con el objetivo de repartirlo a cada grupo congregado en el pequeño y pintoresco parque central.

La directora del plantel, María Mónica A. Garrido, pidió a los padres tener paciencia para la próxima reinstalación de la escuela en aulas establecidas dentro del Campo Deportivo en donde aproximadamente 580 alumnos tomarán clases.

Una vez instalados, adelantó, se dará atención psicológica a todo el alumnado y maestros por el evento traumático padecido. Esto, mientras esperan un resolutivo oficial sobre la Belisario Domínguez.

Fuente: www.elsoldepuebla.com.mx